El gobierno del presidente Donald Trump dijo el martes que no colaborará en una iniciativa internacional para desarrollar y distribuir una vacuna contra el COVID-19 porque no quiere ser restringido por grupos multilaterales como la Organización Mundial de la Salud.

La decisión se da después que la Casa Blanca anunció en julio su decisión de retirar a Estados Unidos de la OMS. Trump asegura que la OMS necesita una reforma y que tiene una fuerte influencia de China.

Algunas naciones han trabajado directamente en garantizar el suministro de una vacuna, pero otras están colaborando para asegurar el éxito contra una enfermedad que no tiene fronteras geográficas. Más de 150 países están creando el Centro de Acceso Global a Vacunas contra el COVID-19, o COVAX.

Dicha iniciativa, vinculada a la OMS, permitirá a las naciones aprovechar un conjunto de posibles vacunas para garantizar que sus ciudadanos tendrán una cobertura veloz con las que sean consideradas efectivas. La OMS dijo que incluso los gobiernos que están haciendo tratos con fabricantes particulares de vacunas podrían beneficiarse de su integración en el COVAX, porque podría suministrarles vacunas de respaldo en caso de que resulten ineficaces las que negocien de manera bilateral con los fabricantes.

El representante demócrata Ami Bera, de California, dijo que la decisión del gobierno era miope y obstruirá la batalla para poner fin a la pandemia.

“Sumarse a COVAX es una medida simple para garantizar el acceso de Estados Unidos a una vacuna, sin importar quién la desarrolle primero”, tuiteó Bera, quien es médico. “Esta postura de ir por nuestra cuenta pone a Estados Unidos en peligro de no conseguir una vacuna”.

La decisión del gobierno, junto con el retiro de Estados Unidos de la OMS, significa que el país está abdicando a su liderazgo global en la lucha contra las pandemias, manifestó Tom Hart, director para América del Norte de The ONE Campaign, una organización activista cofundada por Bono, de la banda de rock U2.

“Esta medida no sólo pone en peligro las vidas de millones en el mundo, podría aislar por completo a los estadounidenses de una vacuna efectiva contra el COVID-19”, señaló Hart.

AstraZeneca anunció el lunes que su vacuna candidata ha ingresado en la etapa final de pruebas en Estados Unidos. La compañía con sede en Cambridge, Inglaterra, dijo que en el estudio participarán 30,000 adultos de diversos grupos raciales, étnicos y geográficos.

Otras dos vacunas candidatas comenzaron sus pruebas finales en decenas de miles de personas en Estados Unidos. Una fue creada por los Institutos Nacionales de Salud y fabricada por Moderna Inc. y la otra fue desarrollada por Pfizer Inc. y por la alemana BioNTech.

AGENCIAS

https://onlineradiobox.com/mx/neurotik1061

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.