Un temblor de magnitud 6.9 en la escala de Richter perturbó el sueño de los habitantes de la Ciudad de México y varias regiones del país a las 1:12 del 22 de setiembre, luego del otro susto del 19 de septiembre tras el simulacro nacional que fue de 6.7 de magnitud.

Miles de familias salieron a las calles para protegerse del sismo luego de sonar la alarma sísmica. Algunos optaron por quedarse en casa y esperar que el susto terminara el temblor con epicentro en Coacolman, Michoacán.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *