México inició el viernes el despliegue de cientos de agentes migratorios y efectivos del ejército y la Guardia Nacional en la frontera sur del país con el objetivo de lanzar una nueva ofensiva contra el tráfico de migrantes que se centrará en detectar a grupos de familias con menores que hayan cruzado de forma irregular.

Los militares y los miembros del Instituto Nacional de Migración (INM) protagonizaron un inusual desfile en Tuxla Gutiérrez, Chiapas, justo un día después de que el gobierno mexicano anunciara que limitará los cruces no esenciales desde Guatemala con el argumento de evitar la propagación del coronavirus.

El INM explicó en un comunicado que a partir del viernes comenzará el despliegue de efectivos a lo largo del fronterizo río Suchiate, se instalarán más controles de documentación y filtros sanitarios y se vigilarán las zonas de cruce ilegal de personas con drones y mecanismos de visión nocturna.

“México desplegará, a partir de este 19 de marzo, operativos en la frontera sur del país para salvaguardar los derechos e integridad de menores de edad migrantes de diferentes naciones centroamericanas, usados por redes criminales como salvoconducto de tránsito para llegar al norte del país”, indicaba la nota.

Según el INM, los traficantes o “guías”, sugieren a los centroamericanos viajar con menores para facilitar la entrada a México y a Estados Unidos, que desde que Joe Biden llegó a la Casa Blanca ha eliminado algunas de las medidas anti-inmigración impuestas por su predecesor.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.