Las obras del Tramo 2 del Tren Maya, uno de los ambiciosos proyectos de la administración de Andrés Manuel López Obrador, fueron suspendidas luego de una batalla legal presentada por comunidades indígenas.

El amparo fue emitido específicamente por organizaciones civiles y ciudadanos organizados que habitan los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, en el sureste de la República Mexicana.

Específicamente, se prohibió seguir con las edificaciones en el trayecto que abarca de Escárcega a Calkiní, en el estado de Campeche, bajo el argumento de que las obras podrían generar daños irreparables al medio ambiente.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), organización implicada en la suspensión de las obras del tramo 2 del Tren Maya, dio a conocer el lunes que el amparo contra el proyecto ferroviario fue presentado ante las autoridades desde el pasado mes de julio.

Quienes deberán acatar esta nueva disposición sobre el Tren Maya son el Fondo Nacional de Promoción al Turismo (Fonatur), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Presidencia de la República, el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

De acuerdo con el Gobierno de México, se planea que el Tren Maya recorra una distancia de mil 500 kilómetros, y pasará por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

AGENCIAS

https://onlineradiobox.com/mx/neurotik1061/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.