El presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados como iniciativa preferente una reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que privilegia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y cambia condiciones a los productores privados.

La iniciativa contempla llevar la “Nueva Política Energética” del actual gobierno a la ley; con ello, se dará prioridad a las hidroeléctricas de la CFE en la alimentación del sistema eléctrico nacional.

El segundo lugar del orden de prioridad quedaría lo generado en otras plantas de la CFE; en tercero, la energía eólica o solar de particulares y, al final, la energía de ciclo combinado de empresas privadas. Además, la iniciativa instruye al diseño de un nuevo contrato de entrega física de energía y capacidad para compañías privadas.

“Las reformas en materia energética que diseñaron el modelo de mercado eléctrico en México dieron lugar a contratos de cobertura eléctrica que establecen con prelación los precios de energía y capacidad. Sin embargo, estos contratos financieros, al no comprometer la entrega física de energía y capacidad, ponen en riesgo y vulnerabilidad financiera a las entidades que lo celebran”, indicó el Ejecutivo en la exposición de motivos.

“Con la iniciativa se logrará terminar con la simulación de precios en un mercado que favorece la especulación, el dumping y los subsidios otorgados a participantes privados por la CFE, así como con años de saqueo y con el reconocimiento de los costos totales de generación, lo que permitirá una competencia en condiciones de equidad entre los participantes del mercado”, agregó.

Con los cambios en la ley, de acuerdo con la iniciativa, el gobierno podrá revisar la legalidad y rentabilidad de los contratos suscritos con productores privados y garantizará que los permisos se encuentren sujetos a los criterios de planeación emitidos por la Secretaría de Energía.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.