China ha limitado el uso de vehículos de Tesla en ciertas áreas del país y a algunos de sus funcionarios y personal militar por razones de seguridad, principalmente por la capacidad de los automóviles para grabar video de su entorno, informaron este viernes medios de comunicación estadounidenses.

Las autoridades chinas temen que los sensores de los que están dotados los vehículos Tesla, incluidas las cámaras, puedan enviar información a Estados Unidos. Además, los automóviles del fabricante pueden registrar información contenida en celulares, como la lista de contactos, si los teléfonos son conectados a los autos.

Los vehículos de Tesla utilizan cámaras para el sistema de ayuda a la conducción Autopilot. Una de las medidas supuestamente adoptadas por las autoridades chinas es que los vehículos de Tesla no sea aparcados en las cercanías de instalaciones militares.

Analistas estadounidenses señalaron que las restricciones son similares a las que Estados Unidos ha impuesto contra productos de Huawei, el gigante de las telecomunicaciones chino. Tesla ha identificado a China como uno de sus principales mercados de expansión, es el país del mundo donde más vehículos eléctricos se venden y cuenta en Shanghái con una planta de montaje de automóviles, la segunda del fabricante y la primera fuera de Estados Unidos.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.