Las autoridades de la isla de La Palma informaron el domingo que el volcán Cumbre Vieja ha dejado casi 6.000 evacuados y más de 1.186 infraestructuras destruidas tras su erupción el pasado 19 de septiembre.

Tras una reunión del Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), que contó con la ministra de Defensa española, Margarita Robles, indicaron que otras 95 edificaciones están en riesgo ante el trayecto que han tomado las recientes coladas.

El levantamiento realizado por Pevolca incluye, entre los inmuebles afectados, viviendas, cuartos de aperos, piscinas o embalses, así como otras instalaciones aún sin definir. El director técnico de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ahondó que la superficie afectada por la lava supera las 525 hectáreas, 33 más que la jornada precedente.

Ademas, la anchura máxima de la colada es de 1.520 metros superior en 270 a la última medición, producto del incremento de lava originado tras la rotura del cono volcánico.

El funcionario detalló que estiman que han sido devastadas o afectadas 132 hectáreas de cultivos, de ellas, 70 correspondientes a plátanos, 33 viñas, y casi ocho de aguacates. Sin embargo, el Cumbre Vieja emite 4.522 toneladas diarias de dióxido de azufre y 1.958 toneladas de dióxido de carbono.

Los expertos sostienen que dichos niveles no representan riesgo alguno para los residentes ni para los visitantes a la isla de La Palma, aunque alertaron que la columna de ceniza y gases ha alcanzado una altura de 3.500 metros y que la lava está avanzando hacia el interior del océano.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *