El gobernador de Texas, Greg Abbott mencionó que todas las plantas generadoras de energía en el estado estaban nuevamente en funcionamiento, pero cientos de miles de hogares siguen sin energía debido a líneas caídas y otros problemas después de una feroz tormenta invernal y una ola de frío.

Si bien dieron la bienvenida al progreso, otros líderes en Texas advirtieron que la red de energía del estado permanecería extremadamente “frágil” durante unos días y que el clima frío que creó los problemas se mantendría durante el fin de semana.

Unos 325,000 hogares aún no tienen electricidad, frente a los 2.7 millones del miércoles, y más de 13 millones de tejanos están viendo interrupciones en sus servicios de agua.

Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.