La aerolínea japonesa Japan Airlines (JAL) anunció este viernes un plan para recaudar 300,000 millones de yenes (2.310 millones de euros) a través de préstamos y bonos subordinados de cara a fortalecer sus financias por la persistencia de la covid.

Esta inyección de capital, la segunda que la empresa ejecuta por la pandemia tras otra de 180,000 millones de yenes (1.380 millones de euros) a finales del pasado noviembre, se produce en un momento en el que la demanda de vuelos sigue siendo baja y cuando Japón mantiene cerradas sus fronteras al turismo extranjero.

La demanda sigue siendo también débil en territorio nacional pese al avance de la campaña de vacunación (un 49 % de la población nipona ha recibido ya la pauta completa), lo que está pesando en las cuentas de la aerolínea, que busca de este modo tener fondos suficientes para hacer frente a potenciales contingencias.

El Gobierno japonés anunció en la víspera la extensión hasta el 30 de septiembre del estado de emergencia por la covid-19 en las áreas más pobladas del país, donde la alerta sanitaria ha estado vigente la mayor parte del año.

Los nuevos fondos no serán sólo para cubrir gastos operativos. JAL usará una parte para invertir en nuevas iniciativas para reducir las emisiones de carbono, según revelaron fuentes con conocimiento de la operación al diario económico Nikkei.

El índice de adecuación de capital de la aerolínea, una de las dos mayores del país asiático, se situó en el 42,4 % a finales de junio, un nivel relativamente alto entre las principales aerolíneas del mundo, pero la empresa quiere asegurar más fondos a la espera de una recuperación de la demanda.

El volumen de pasajeros de JAL en el país en julio representó un 40 % del registrado en el mismo mes de 2019 y menos del 10 % en lo que respecta a las rutas internacionales, antes de que Japón empezara a imponer progresivamente su veto migratorio a principios del año siguiente.

Pese a la incertidumbre en el sector, la aerolínea ha decidido seguir adelante con su vigente plan de negocio a tres años, en el que aboga por invertir unos 450,000 millones de yenes (3.460 millones de euros) hasta marzo de 2024, principalmente para adquirir nuevos aviones y potenciar su firma de bajo costo.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *