La aerolínea del «Caballero Azteca», se ha visto obligada a regresar 19 aeronaves a sus arrendadores debido a su actual situación financiera, lo cual le permitirá reducir deuda.

Así lo ha constatado la compañía en un informe presentado en la Corte del Distrito en el sur de Nueva York, en el que, entre otras cosas, se especifica que la mayoría de estos aviones son Boeing.

El diario especializado en economía,El Financiero hizo mención a dicho documento en el que Aeroméxico detalla que cancelará los arrendamientos o rechazará la recepción del 19 por ciento de su flota, lo cual le permitirá recortar sus obligaciones con sus acreedores con el objetivo de sanear sus finanzas.

La aerolínea ha sido autorizada para devolver a sus arrendadores este mes de julio cinco aviones Boeing 737-800 y cinco 737-700, así como nueve Embraer-170, y cuatro partes/motores General Electric de la filial Connect.

Aeroméxico tiene un pasivo por arrendamiento de aviones de 1.300 millones de dólares y paga por un centenar de aviones alrededor de 36 millones de dólares mensuales, según ha informado la compañía a la Corte de EEUU al acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de ese país

Respecto a sus deudas, el director general de Aeroméxico, Andrés Conesa, señaló recientemente que la compañía pagará todas sus deudas sin pedir ningún tipo de reducción al Gobierno.

REDACCIÓN/AGENCIAS/MAI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.