El cantante de pop canadiense The Weeknd encendió el domingo un Super Bowl restringido por pandemia con una alegre actuación de éxitos frente a un paisaje urbano brillantemente iluminado que evoca el tema de su álbum más reciente, «After Hours».

Resultado de imagen de The Weeknd, con bailarines vendados al Super Bowl

Durante el medio tiempo en el Estadio Raymond James en Tampa, Florida, el artista de 30 años salió de un convertible brillante encaramado en lo alto del escenario en medio de letreros de neón que recuerdan al Strip de Las Vegas por la noche.

Agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.