Con un gancho al hígado, Gervonta Davis se confirmó como uno de los mejores del boxeo actual en las divisiones intermedias, al noquear en el séptimo episodio a Ryan García, en el combate estelar que se llevó a cabo la noche del sábado en la Arena T-Mobile de Las Vegas, Nevada.

La pelea tuvo seis buenos rounds, de mucha intensidad, con García visitando la lona en el segundo round. Pero García se puso en pie y se mantuvo activo, pero en séptimo, vino la debacle.

En un intercambio de golpes, Davis quedó pegado al cuerpo de García, y se hizo un poco atrás, para lanzar el brutal gancho de izquierda al cuerpo que en pocos segundos lo pulverizó.

Muy sentido, Ryan se echó para atrás, puso la rodilla en la lona para tratar de recuperar el aliento, pero no pudo continuar. Su cuerpo estaba paralizado por ese golpe letal lanzado por el “Tank” Davis, quien inmediatamente explotó en júbilo, ante 20,840 aficionados que abarrotaron la T-Mobile.

Davis terminó el combate a los 1:44 minutos de acción, de esta pelea pactada a 12 rounds, en el límite de las 136 libras, sin ningún título en juego.

De esta manera, Davis elevó su palmarés a 29-0, con 27 nocauts, mientras que Ryan García perdió su invicto, dejando su record en 23-1, con 19 nocauts.

REDACCIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *