Los vecinos del barrio miamense de Brickell están acostumbrándose a ver unos pequeños vehículos de seis ruedas circulando solos por las calles: son los primeros robots de entrega de comida que funcionan en la ciudad y la cara visible de un nuevo negocio sustentado en el siempre vigente valor de la «proximidad».

La «start-up» Reef Technologies, con sede en Miami, creada en 2014 y ya incluida en la categoría de «unicornio», como se conocen las valoradas en más de mil millones de dólares, está desarrollando un concepto que define como «vecindad dentro de la vecindad».

Medios especializados han informado que en 2021 Reef ha recibido 700 millones de dólares de inversión de SoftBank y Mubadala Corp. para su proyecto de convertir miles de estacionamientos adquiridos en EU en «‘hubs’ de vecindad», donde se concentren una serie de servicios para las personas que viven en las cercanías.

«Se trata de crear un ecosistema para estar más cerca de los clientes y poder traerles productos que normalmente otro tipos de sistemas no podrían llevar», señala Alex Meléndez, gerente general de Vecindad de Reef Technologies, desde un estacionamiento en superficie del barrio de Brickell.

Cuando una persona de la zona de Brickell hace un pedido de comida de alguna de las marcas presentes en el centro de operaciones de Reef a través de plataformas como UberEats, Postmates, DoorDash o GrubHub la orden se prepara allí y los robots son los que la transportan al cliente. Los robots, construidos por la también «start-up» Cartken, solo llevan los pedidos en un radio de media milla (unos 800 metros), explica el directivo de Reef.

AGENCIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.