Historias peludas: Benito, un cuento de amor (2da. parte)

Por: Laura Susana Hernández Reyes (MVZ)

México.- De pronto, mi naricita olfateó algo muy agradable; le llaman salchicha  pero me daba miedo comerla porque me golpearían como siempre, estaba tan temeroso de las personas, que lo único que hice fue salir huyendo con la poca fuerza que tenía ya en mis patitas, mi cuerpo era puros huesos, de pronto sentí que unas suaves y cálidas manos me levantaron del piso, y me envolvieron en una calientita manta, quise resistirme y gruñí pero ella no desistió y me abrazó cuidadosamente para que no escapara.

Me llevó con ella, alcancé a olfatear su aroma, era tan dulce, si los ángeles tienen ese olor, entonces ella era uno de ellos, una mujer me hablaba y me decía que todo estaría bien a partir de ese momento, yo confié en ella, y me llevó a su casa, donde hay más perritos como yo, que eran de la calle y estaban lastimados y ella los ayudó.

 

Me metió a una pequeña habitación dónde me quedé sin saber que más seguiría, sólo sentí que limpió mis ojitos y pude ver de nuevo la luz, aunque me dolía y me acercó comida y agua, comí un poco porque no tenía ni fuerzas para masticar, pasaron los días y me daba medicina que sabía muy feo pero me sentía mejor. De pronto, me tomó en sus brazos y me subió a un coche, me asusté un poco porque me dio miedo que me regresara a la calle. Pero no fue así, me llevó con  una doctora que me revisó con mucho cuidado y cariño, pero me dejó con ella, allí también hay más perros que les pasó algo parecido a mí.

 

Ella me ponía gotas en mis ojos, me daba medicina tomada, me bañó, y empecé a sentirme cada vez mejor, y lo que más me gustó es que empecé a recuperar mi vista y ya no me dolía.

 

Fui creciendo, mi pelo mejoró, ya no tosía aunque me quedaron movimientos en mi cabecita y manos, pero eso no me impide caminar y hacer amigos, la doctora me adoptó y me llamaron “Benito”.

Me quedé en su casa y recibo los cuidados y amor que merezco, ahora soy tan feliz, me quieren mucho y juego con mis mejores amigos Lili y Flash, tengo mi casita y a veces la comparto con los demás,  me hacen mi corte y baños regulares, ahora sé que sí existen humanos buenos, yo los llamo héroes con alas y si no fuera por esa primer persona que me ayudó, ahora no viviría, ella definitivamente cambió mi destino.

*** Si quieres apoyar a esta hermosa causa puedes mandar correo a:  lau_herey@hotmail.com

Tú igual puedes cambiar un destino y adoptar un perrito o gatito lastimado o en situación de calle, sé un héroe y ellos te amarán incondicionalmente toda su vida.

Gracias mi héroe favorito………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *