El desplome en la Línea 12 del Metro, sucedido el pasado 3 de mayo, se debió a “una falla estructural asociada al menos a seis deficiencias en la construcción”, señala el peritaje preliminar de la empresa noruega DNV, contratada por el Gobierno capitalino, y al que tuvo acceso El Financiero.

Según el diario, que obtuvo una copia del documento, revela que en los estudios se encontró deformación en las trabes, en patines y almas que las conforman; también identificó roturas en almas de las trabes, perfiles de ángulo y placas de conexión.

Según el diario, las deficiencias encontradas fueron las siguientes:

1.- Proceso de soldadura de los pernos Nelson

2.- Porosidad y falta de fusión en la unión de pernos y trabe.

3.- Falta de pernos en las trabes que conforman el conjunto del puente.

4.- Diferentes tipos de concreto en la tableta.

5.- Soldaduras no concluidas o mal ejecutadas.

6.- Supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.

El documento, detalla el diario, consta de 58 páginas y hace una descripción detallada de las acciones que se han hecho a partir del 3 de mayo, el día de la tragedia donde fallecieron 26 personas y hubo más de 100 lesionados, según datos del gobierno capitalino.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.