El Presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó su primera visita al extranjero en 19 meses visitando monumentos. El mandatario aterrizó en un territorio conflictivo debido a diversas manifestaciones que se han dado en los últimos días.

López Obrador apostó por iniciar su visita haciendo un par de homenajes a presidentes del siglo XIX. Un paseo por el memorial de Abraham Lincoln ha sido la actividad inicial de López Obrador en Estados Unidos. Es la primera visita de un mandatario mexicano a la capital estadounidense desde julio de 2016, cuando Enrique Peña Nieto se reunió con Barack Obama.

Entonces, el mandatario del PRI voló en un flamante avión privado, que hoy es ofrecido en venta que no encuentra comprador, acompañado de cuatro secretarios de Estado. López Obrador, en cambio, aterrizó en el aeropuerto de Dulles la noche del martes en el vuelo 1609 de Delta, después de haber hecho escala en Atlanta. Con él volaron su canciller, Marcelo Ebrard, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y su ayudante personal, Daniel Asaf.

Algunos mexicanos acudieron al monumento a Juárez para mostrar su apoyo al presidente. “¡Es un honor estar con Obrador!”, gritaban personas que habían viajado desde Brooklyn, en Nueva York, para ver fugazmente al mandatario, que dejó una pequeña ofrenda floral. También había un pequeño grupo de detractores que sostenían pancartas: “En Houston no te queremos”.

La agenda de López Obrador dejó fuera a los inmigrantes en una nación donde viven casi 40 millones de mexicanos. Diversas organizaciones se han quejado de este descuido. “Usted prometió que los consulados en este país serían auténticas defensorías. Hoy le pedimos que hable y levante la voz por nosotros”, solicitó una coalición de derechos para los inmigrantes de Illinois al presidente mexicano.

López Obrador ignoró además a los jóvenes hijos de inmigrantes amenazados por el intento de Trump de acabar con el programa DACA (Acción diferida para los llegados en la infancia). El presidente de los símbolos ha olvidado uno muy importante para cualquier jefe de Estado mexicano que visite Estados Unidos.

REDACCIÓN/AGENCIAS/MAI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.