Decenas de países cerraron sus fronteras a Reino Unido el lunes por temor a una nueva cepa de coronavirus altamente infecciosa, lo que intensificó el pánico mundial, provocó el caos en los viajes y aumentó la posibilidad de escasez de alimentos en territorio británico pocos días antes de la consumación del Brexit.

India, Polonia, España, Suiza, Rusia y Hong Kong suspendieron los viajes de los británicos después de que el primer ministro Boris Johnson advirtió que se identificó una variante mutada del virus hasta un 70% más infecciosa en el país.

Con información de agencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.