Avanza extinción de incendios forestales en Bolivia

JHR/NTMX

La Paz, Bolivia.- Los incendios forestales en el departamento de Santa Cruz, en el sureste de Bolivia, se redujeron a solo 22 y a 70 los focos de calor, al tiempo que se refuerzan las labores para extinguir el fuego, de acuerdo con el más reciente reporte de las autoridades.

La secretaria de Medio Ambiente, Cinthia Asín, informó que 22 incendios forestales permanecen en 10 municipios de Santa Cruz y que los focos de quema se redujeron a 70 en todo el departamento, según el más reciente informe de la noche del viernes.

Destacó la reducción de los incendios activos, aunque –dijo- no se debe bajar la guardia porque en la región de Chiquitania y El Pantanal, de las más afectadas en el departamento de Santa Cruz, sigue la emergencia.

Los incendios aún se registran en San Rafael, Roboré, Concepción, San Matías, San Antonio de Lomerío, Puerto Suárez, San José de Chiquitos, San Javier, Charagua y San Ignacio de Velasco, donde se sigue trabajando en el control y liquidación del fuego.

Cerca de siete mil 355 militares, policías y civiles fueron desplazados a Chiquitania para reforzar este fin de semana el combate al fuego, del cual forman parte también 18 aeronaves, dijo a su vez el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, citado por la Agencia Boliviana de Información (AGI).

Un avión contra incendios, con capacidad de carga de 50 mil litros de agua y prestado por Rusia, se sumará en los próximos días a las tareas de extinción en Chiquitania, donde también llegarán tres helicópteros procedentes de Francia.

El presidente boliviano Evo Morales afirmó este sábado, en su cuenta de Twitter, que el país refuerza su capacidad operativa contra el incendio en la Chiquitania con más de siete mil personas, además de 20 aeronaves, entre ellas aviones y helicópteros de gran envergadura.

Los incendios forestales que se han registrado este mes en Bolivia se ubican principalmente en Santa Cruz, sobre todo en la Chiquitania, una zona de transición entre el Chaco y la Amazonia. Casi un millón de hectáreas de bosque y pastizales han resultado afectadas, al igual que unas mil 800 familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *