Alerta ante posibles enfermedades tras rotura de presa en Brasil

NTX/JHR

Brasilia, Brasil.- Ante el rompimiento de la represa de la mina de la compañía Vale en Brumadinho existe la posibilidad de brotes de enfermedades infecciosas como dengue y fiebre amarilla, así como afectar a pacientes con problemas mentales, señaló un instituto de investigación brasileño.

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) dijo luego de una investigación “llama la atención la pérdida de condiciones de acceso a servicios de salud, que puede agravar enfermedades crónicas ya existentes en la población, así como provocar nuevas situaciones de salud como enfermedades mentales (depresión y ansiedad), crisis hipertensivas, enfermedades respiratorias y accidentes domésticos, además de brotes de enfermedades infecciosas”.

El análisis fue realizado por el Observatorio Nacional de Clima y Salud del Instituto de Comunicación e Información Científica y Tecnológica en Salud y el Centro de Estudios e Investigaciones en Emergencia de Desastres en Salud de la Escuela Nacional de Salud Pública Sérgio Arouca, dijo.

“La contaminación del río por los desechos de la mina puede ser percibida fácilmente por el aumento de la turbidez de las aguas. La presencia de una gran cantidad de material en suspensión en las aguas de los ríos afectados causó la inmediata mortandad de peces”, señaló Christovam Barcellos, investigador e integrante del equipo que realizó el estudio.

Resultado de imagen para Alerta ante posibles enfermedades tras rotura de presa en Brasil

Puntualizó que el estudio “evaluó los impactos inmediatos del desastre de la minera Vale en Brumadinho, y existe la posibilidad de brotes de enfermedades infecciosas como dengue, fiebre amarilla y esquistosomiasis (…) además de problemas crónicos de salud, como hipertensión, diabetes y enfermedades mentales”.

Los expertos basaron su evaluación en las consecuencias de del derrumbe de la presa Mariana, en el mismo estado de Minas Gerais, en el 2015, y que es considerado como el desastre ambiental más grave de la historia de Brasil.

El investigador destacó también que podrían presentarse alteraciones ecológicas provocadas por el desastre que pueden promover la transmisión de esquistosomiasis, enfermedad ocasionada por lombrices parasitarias de agua dulce, principalmente si se tiene en cuenta que gran parte del municipio de Brumadinho y otros cercanos no cuentan con sistemas de recolección y tratamiento de aguas residuales.

“La transmisión de esquistosomiasis es facilitada por el contacto con ríos contaminados por alcantarillas domésticas y con presencia de caracoles infectados”, puntualizó.

Además, la degradación del lecho del río Paraopeba y de su entorno producirá cambios en fauna, flora y calidad del agua. “La cuenca del río Paraopeba es un área de transmisión de fiebre amarilla y un nuevo brote de la enfermedad no puede ser descartado. Es urgente la vacunación de la población”, subrayó.

Fiocruz, es una institución científica para la investigación y desarrollo en ciencias biológicas localizada en Río de Janeiro, Brasil, y es considerada como una de las principales instituciones de investigación de salud pública del mundo.

El rompimiento de la presa en la ciudad brasileña de Brumadinho el pasado 25 de enero dejó hasta el momento 134 muertos y 199 personas desaparecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *